Historias de Exito

Aprendimos hace mucho tiempo que hacer lo que se espera que debemos hacer no siempre es suficiente.

Historias que Valen la Pena Contar

Un médico va más allá de sus obligaciones cotidianas para ayudar a un ser humano necesitado. Un operador de una central telefónica escucha, escucha realmente, a la persona que está al otro lado de la línea. Un equipo de proveedores se apresura a ayudar a la mujer en apuros, incluso antes de que ella ponga un pie en la clínica. Prácticamente todos los días, historias como estas se desarrollan en Sunset Health. He aquí algunos de ellos.

Dedicados a Atender

Estaba trabajando mi turno como operador de una central telefónica un día cuando recibí una llamada de un paciente. Inmediatamente me di cuenta por su tono de voz que estaba muy molesta y frustrada. Ayudar a un paciente por teléfono a veces puede ser un desafío, por lo que hemos aprendido a ser reflexivos en estas situaciones. Escuché atentamente a la mujer y le hice algunas preguntas para tener una mejor idea de su situación. Ella compartió que recientemente había sido desalojada de su hogar y se estaba quedando en un hotel. No se sentía bien debido a su ansiedad. Ella sabía que necesitaba ayuda, pero no tenía fondos ni transporte para llegar a nuestra clínica. Sabiendo que no podía dejar a esta mujer sin la atención que necesitaba, hablé con mi supervisor sobre la situación. Rápidamente hicimos arreglos para pagar un taxi para llevarla a la clínica y así poder ayudarla. Cuando se sentía mejor, nos dijo que ya no tenía miedo de estar sola, sabiendo que Sunset Health siempre estaría allí para ella.

~ Historia compartida por Breanna Enríquez

El programa de Sundy Undy

Una educación saludable es esencial para que los niños tengan un buen comienzo en la vida, pero hemos descubierto que incluso pequeños obstáculos pueden evitar que un niño reciba atención médica adecuada. Poco después de que abrimos el Centro de Salud Escolar en la Escuela Primaria Rancho Viejo, que presta servicios en un área de extrema pobreza, el Dr. Robert Cannell de Sunset Health conoció a un niño que se negó a quitarse los pantalones para un examen. Su razón? No llevaba ropa interior. Su madre no tenía trabajo y la familia simplemente no podía comprar ropa.

El Dr. Cannell es un hombre grande con un corazón aún más grande. Le contó a su congregación, la Iglesia Presbiteriana de Sierra Vista, sobre los niños sin ropa interior. Juntos, entraron en acción y crearon el programa Sundy Undy, donde los feligreses donan ropa interior y calcetines nuevos para los hijos de familias con problemas financieros. Los niños estaban encantados de recibir estos elementos esenciales de ropa cómoda, incluida una niña que ya no se preocupa al deslizarse por el tobogán en el patio de la escuela.

Sunday Undy ha estado proporcionando calcetines y ropa interior a los niños desde hace algún tiempo. Y todo comenzó debido a un médico de Sunset Health que entendió que una buena atención médica es imposible sin compasión.

~ Historia compartida por Edna Hernández, RN

Un Paso Adelante para Marcar la Diferencia

En noviembre de 2018, una de las pacientes de la Dra. Pamela Sharp entró con presión arterial muy alta. Como parte de su tratamiento, la Dra. Sharp le había pedido a la paciente que controlara su presión arterial en el hogar diariamente, pero eso no estaba sucediendo. La mujer tuvo dificultades para hacerlo porque no podía permitirse un aparato para medir su propia presión arterial. Tampoco podia ir a la clínica regularmente debido a problemas de transporte. Al comprender que la salud de su paciente se encontraba en una situación precaria, la Dra. Sharp se encargó de comprarle un aparato para checar la presión arterial.

Esta es solo una de las muchas historias que ilustran cómo nuestros proveedores están dispuestos a ir más allá de sus responsabilidades inmediatas para brindar a nuestros pacientes la calidad de atención que se merecen.

~ Historia compartida por Sheila Beltrán

La importancia de estar preparado

Trabajar en un centro de salud puede ser desafiante y gratificante al mismo tiempo. Las emergencias médicas pueden ocurrir en cualquier momento, pero con la ayuda de un personal bien preparado y debidamente capacitado, los pacientes en peligro pueden recibir un tratamiento rápido y efectivo.

Un día en particular, estaba caminando hacia la entrada de la clínica cuando vi a una mujer caer repentinamente al suelo. Inmediatamente corrí hacia ella para ayudar. Sin embargo cuando llegué, el personal de enfermería y dos proveedores médicos ya la estaban atendiendo. Gracias al atento personal de recepción, se lanzó un código de emergencia y pudimos brindarle a la mujer el tratamiento que necesitaba. Pronto pudo irse a casa sin más problemas. Nuestro personal agradeció la oportunidad de estar allí cuando ella nos necesitaba.

~ Historia compartida por el Dr. Eleazar Castaneda